social1  social3 social2

EL SENTIDO DE LA DEMOCRACIA

EL SENTIDO DE LA DEMOCRACIA

 

Este mes de agosto de 2016 nos esta confrontando a escala nacional e internacional a todo un cúmulo de retos, de cuya resolución o al menos correcto enfoque, puede depender el que la esencia del sistema democrático en el que vivimos, no se vea seriamente afectada.

Por el momento me limitare a abordar la situacion en nuestro propio pais. El lector podrá encontrar en la primera página de esta misma web, otras reflexiones sobre el panorama internacional.

Nuestro mundo politico e institucional esta muy agitado. Vamos camino de ocho meses con un gobierno en funciones y esto nunca habia pasado antes en España. Es cierto que la composicion de fuerzas politicas ha variado por la irrupcion de dos nuevos partidos politicos a escala nacional, lo que ha supuesto que la gobernabilidad del pais ya no depende de dos fuerzas hegemónicas, sino de la capacidad que tengan el conjunto de los los partidos para articular mayorias solidas de gobierno.

Esta es la esencia del sistema parlamentario y un signo de buen funcionamiento de la democracia.

No obstante las cosas no estan marchando como debieran. Las fuerzas politicas tradicionales parecen desorientadas en el nuevo escenario y enfocan sus movimientos desde un puro tacticismo partidario, como si nada hubiera cambiado, pensando solo en el adversario histórico y los hipotéticos deseos de sus respectivas parroquias, cuando no de las ambiciones internas de los aparatos de partido.

Este primer y gravisimo error nos llevo a unas segundas elecciones, por primera vez en nuestra historia democrática y los resultados, no han cambiado nada sustancial, salvo que todos los actores menos uno, han sido castigados por los electores.

La lógica, el sentido comun, la experiencia pasada y las exigencies de la democracia, situan a los lideres politicos ante la obligación y la responsabilidad de encontrar un rapido acuerdo parlamentario que permita la constitución de un Gobierno.

Pero como nadie tiene mayoria absoluta, quien quiera gobernar tiene que negociar y los demas partidos politicos tienen tambien la obligacion de hacer lo mismo, porque tienen que gestionar los votos recibidos, convertidos en escaños.

Si no se tiene una posibilidad real de formar gobierno, no vale decir no y no y no, a la posibilidad de que lo conforme la fuerza adversaria que gano en votos y escaños. Si no se ganan las elecciones se pasa a la oposición, que es un lugar muy digno, y se intenta negociar con la fuerza mayoritaria la abstencion necesaria para que la minoría mayoritaria pueda gobernar. Esos votos que se han dado a los partidos de oposición, no pueden ser condenados a la mas absoluta irrelevancia en este momento clave.

Deben ser una fuerza para la negociación, para condicionar el futuro programa de gobierno. No basta decir que ahora estamos como la Esfinge, y luego cuando haya ya un gobierno conservador jugaremos a una oposión responsable.

Faltaba mas, naturalmente, pero ocurre que esa oposición responsable empìeza ya en este momento con la exigencia democrática de facilitar la formacion de gobierno, con condiciones, con pactos de contenido. Eso es hacer politica, eso es jugar las reglas de la democracia y eso es respetar el voto que hemos otorgado. Lo demas son pamplinas de tactica de partido, de querellas internas, por no situarse en lo peor.

No se pueden dejar millones de votos de la izquierda socialdemocrata inertes y frustrados en estos momentos cruciales. Y no quiero entrar en esa clasificación rancia y simplista de los años treinta, de derechas e izquierdas, que nos mezcla a todos en dos bandos.

A su vez, el partido mayoritario tiene la obligacion de bajar al ruedo, hablar y negociar hasta conformar una mayoria suficiente y eso solo se puede hacer si se esta dispuesto a reconocer las nuevas condiciones del arco parlamentario.

En cualquier caso debe quedar claro que el respeto a los electores y a las reglas de la democracia estarian en absoluta contradicción con el resultado de una confrontacion irreductible que nos conduzcan a otras elecciones.

Los españoles han hablado por dos veces, y en especial la segunda, con mucha claridad. El lider o lideres que no escuche este mensaje popular conduce a su partido a una catastrofe de grandes proporciones; y en todo caso habran asestado un duro golpe a la democracia y a la credibilidad ciudadana en sus valores.

Me niego a aceptar que este supuesto tercermundista pueda llegar a ser una realidad; que tanta irresposabilidad campe entre los partidos politicos.

Tenemos ante nosotros una realidad que no admite mas juegos partidarios, sino que exige con urgencia un gobierno que, entre otros graves problemas, afronte la crisis de Europa, en la que España esta sin voz; que prepare una verdadera reforma constitucional con vistas al problema de ordenacion territorial del Estado; que defina una politica económica pactada de crecimiento economico y del empleo; que lime las aristas de una reforma laboral brutal; y que permita una ley de educación verdaderamente consensuada.

¿Que mas es necesario poner encima de la mesa para que resuelvan rápido y en funcion del interes nacional, la estabilidad democrática y el futuro de todos?

Álvaro Gil Robles

En Sotosalbos, a 1º de agosto de 2016

FaLang translation system by Faboba

La Fundación Valsaín utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia al navegar por la web, analizando la navegación en nuestro Sitio Web Para saber mas sobre nuestra Politica de Privacidad haga click Saber mas ....

Si continúa navegando, usted está aceptando su uso