social1  social3 social2

La Presencia de los Valores Democráticos en el Proceso Educativo

I.- La Presencia de los Valores Democráticos en el Proceso Educativo

El primero tuvo lugar en Madrid, en la sede del Defensor del Pueblo y fue inaugurado por el Ministro de Educación, D. Ángel Gabilondo y el propio Defensor del Pueblo, D. Enrique Múgica. Se realizo en ejecución del Convenio celebrado el año anterior y tuvo lugar los días 5 y 6 de mayo.

Asistieron expertos nacionales y extranjeros. Profesores de instituto, organizaciones sindicales, españolas y la colaboración muy valiosa del Ministerio de Educación Nacional de Francia, que envió como ponente Mme. Anne Rebeyrol, que intervino junto a los ponentes españoles, Dª Victoria Camps, D. Alejandro Tiana y Dª María José Diaz Aguado.

Desde la fundación entendíamos que existen fundamentos serios para abrir un debate sobre valores en el ámbito educativo, pues es indiscutible que hoy en día en las sociedades occidentales se ha alcanzado un alto grado de reconocimiento formal de derechos.

Desde el ámbito supranacional, hasta el nacional, pasando por el regional, hemos llegado a constituir un marco normativo sumamente completo en lo que respecta al reconocimiento de derechos y libertades fundamentales de las personas, al igual que mecanismos institucionales para su defensa.

¿Significa todo ello que la democracia ya es una conquista indiscutible e indiscutida en nuestras sociedades actuales, una vez desaparecidos los referentes comunistas y fascistas?

La gran prueba a que ha sido sometida nuestra democracia, el sistema que creíamos a salvo de todo peligro, ha venido de la mano del fenómeno terrorista escala internacional y de los grandes movimientos migratorios.

Sin entrar ahora en el análisis de estos dos fenómenos, lo cierto es que en prácticamente todos los países se han desencadenados movimientos que tenían por objeto disminuir el grado de protección de los derechos fundamentales, cuando no de anularlos o desconocerlos para una parte de la población, conduciendo incluso a la aberración de querer justificar legalmente la tortura y ordenar su correcta utilización.

Si esto y otras iniciativas más se han llegado a producir sin casi reacción alguna por parte de la clase política y la ciudadanía de naciones que se decían profundamente democráticas, con larga tradición de vida en ese sistema, ha sido porque la sociedad se ha sentido inerme ante estos fenómenos agresores del sistema democrático y no ha sabido reaccionar frenando los abusos de sus autoridades.

En suma, hemos constatado que no solo ha existido una crisis del sistema económico, sino aun mucho antes se había producido una crisis del sistema de valores sobre los que se cimenta una sociedad democrática. El valor justicia, solidaridad, libertad, igualdad, la ética en la política y en el mundo financiero, y otros muchos han de estar presentes en el ánimo de las personas, de los ciudadanos, como un bien irrenunciable que les permita reaccionar frente a eventuales movimientos liberticidas o que destruyen los cimientos del sistema democrático.

Hemos permitido que la presencia de los valores colectivos se debilite ante preeminencia de otros valores basados en el éxito personal, la obtención de riqueza, etc.

La excesiva confianza en la fuerza de la democracia nos ha llevado a no transmitir estos valores colectivos a nuestros hijos a través de la escuela; a la sociedad a través de los medios, las instituciones, etc. Y también y ello es fundamental, a través de la vigencia en el propio seno de la familia.

Así pues parece llegado el momento de intentar abrir un terreno de reflexión, búsqueda y debate sobre las causas de esta crisis y las posibles vías de combatirla. Repetidamente he dicho que ya no es cuestión de mas Declaraciones, tratados, leyes, etc. Es el momento de rearmar a la sociedad en los valores que definen y cimentan una democracia, para impedir que ésta definitivamente entre en decadencia y sea incapaz de afrontar el reto que recibe de otros sistemas basados en sólidos valores muy alejados de los democráticos.

Las ponencias, debates y conclusiones han sido editados en la colección  Estudios del Defensor del Pueblo.

Leer más [+]

FaLang translation system by Faboba

La Fundación Valsaín utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia al navegar por la web, analizando la navegación en nuestro Sitio Web Para saber mas sobre nuestra Politica de Privacidad haga click Saber mas ....

Si continúa navegando, usted está aceptando su uso