social1  social3 social2

EUROPA: SESENTA AÑOS DE CONSTRUIR JUNTOS

drapeau europeen2

No es esta una conmemoración más. Ni una ceremonia de rutina la que se  celebra en Roma este 25 de marzo de 2017.

Los países que iniciaron la obra de ir construyendo poco a poco un espacio común de paz, libertad, solidaridad, progreso económico y social donde, además, imperase el estado de derecho y el respeto a los Derechos Humanos, los países fundadores, pueden estar orgullosos de su visión histórica.

A lo largo de todos estos años nos hemos ido uniendo a la aventura común todo un grupo de países que hemos ido dejando atrás, en la bruma del olvido, los años negros de las dictaduras que nos impidieron estar presentes desde el primer momento.

Hoy la Unión Europea, con todos sus defectos y carencias, sufriendo todos los ataques que sufre, sumida en la crisis de identidad que la zarandea y golpeados muchos de sus miembros por el fanatismo terrorista, sigue siendo el más importante y exitoso proyecto político , económico y social que jamás haya puesto en marcha el conjunto de países y pueblos que nos desparramamos por este continente que llamamos Europa.

Y es también  un referente de libertad y democracia para tantos y tantos países, tantos y tantos millones de personas sumidas en la pobreza, los regímenes autoritarios o puras dictaduras, o lo que es peor la guerra y sus atroces consecuencias de éxodo de poblaciones y refugiados sin patria.

Pero en el seno de nuestra Unión Europea parece que estamos ciegos y no queremos ver esta cara positiva de la obra común. Solo ponemos en valor nuestras carencias, todo lo que puede y debe mejorarse, para abonar así el camino al nacimiento y progreso de movimientos negacionistas de Europa, nacionalistas reaccionarios, xenófobos, racistas, de extrema derecha, cuando no de una izquierda utópica y soñadora.

En ocasiones  parece que hemos perdido la memoria, el recuerdo del horror pasado. De las atrocidades cometidas, de los efectos del nacismo, el fascismo, el comunismo estalinista. La destrucción del ser humano, de su dignidad y libertad. La negación de Europa como cuna precisamente de su bien más valioso, el humanismo.

Por ello, precisamente en los momentos más críticos es cuando debemos estar más unidos y firmes en la defensa del proyecto europeo y sus valores. Porque en ello nos va nuestra propia supervivencia como sociedades libres en pacifica convivencia.

El Consejo de Europa, el otro pie de la obra común, nació precisamente con este objetivo y sigue siendo el referente ineludible de nuestro modelo de sociedad libre, democr es el momento y no podemos, ni acionismosendo el referente ineludible de nuestro modelo de sociedad libre, democre insolidaridaática y solidaria.

Este llamamiento a la unidad, al rechazo de los movimientos anti europeos, de los antivalores, de los negacionismos y de todos los extremismos que les acompañan, no debe ser un pretexto para no cambiar nada.

Si algo debe salir de Roma es la voluntad de rearmar a la Unión Europea en sus valores, en la validez de su razón de ser, en sus objetivos esenciales, que no son solo el progreso económico, ni los resultados macroeconómicos, sino el escuchar y responder a las angustias y necesidades de los ciudadanos europeos.

Una Europa que no escucha y trabaja para el bienestar y la libertad de sus ciudadanos; una Europa que se enroca en la autosuficiencia y soberbia de sus estructuras administrativas e instituciones cerradas a la realidad social, si que es una Europa condenada al fracaso.

Este es el momento, pese a la triste salida del Reino Unido, y con toda la solidaridad que le transmitimos en estos momentos de dolor, de poner un nuevo rumbo a la política institucional y económica de la Unión Europea. De construir una Europa con y para sus ciudadanos, con la que se sientan identificados y orgullosos. Una Europa que diga no a quienes no quieran respetar sus valores fundacionales y aprueben legislaciones liberticidas, o  levanten muros de insolidaridad.

Juntos podemos, si queremos. Ahora es el momento y no debemos, dejarlo pasar.

Alvaro Gil Robles

FaLang translation system by Faboba

ULTIMAS ACTIVIDADES

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

DONDE ESTAMOS!

La Fundación Valsaín, de ambito estatal, tiene su sede en el Real Sitio de San Ildefonso, provincia de Segovia,  Comunidad Autónoma de Castilla y León.

 Incluimos la dirección postal y electrónica para contacto directo.

Domicilio Postal:
Plaza de Los Dolores nº1, 40100

(Segovia) España.

Dirección de correo electrónicoinfo@fundacionvalsain.com 

   mapa   

 

 

ESPACIO DE DEBATE

DIPUTACIONES PROVINCIALES - DEBATE POLíTICO DE DIFERENTES PARTiDOS

La Fundación Valsaín utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia al navegar por la web, analizando la navegación en nuestro Sitio Web Para saber mas sobre nuestra Politica de Privacidad haga click Saber mas ....

Si continúa navegando, usted está aceptando su uso